“Echarle ganas” es una falacia.

¿Qué quiere decir “echarle ganas”?

Te hago esta pregunta porque parece ser que “echarle ganas” es la supuesta formula ideal, la receta perfecta, la varita mágica para resolver todo en todas las áreas de nuestras vidas.

Aparentemente – y por lo que puedo entender -,aunque aun no lo he visto, cuando te dicen “échale ganas”… deben ocurrir milagros. ¡Si!, supuestamente deben ocurrir milagros con esas simples palabras.

Te doy ejemplos sobre lo que ocurre en el día a día:

En la vida personal:

- Oye, tengo broncas con mi pareja. ¿Qué me recomiendas?

- Tú “échale ganas”, todo va a salir bien.

En la vida laboral:

- Creo que mi jefe me quiere correr.

- Pues “échale ganas”, viejo.

En la vida escolar:

- Mamá, mañana comienzan mis exámenes.

- Si mi hijo, “échale muchas ganas” y aplícate.

En la vida deportiva:

- ¿Viste como jugó la selección?

- Lo vi hermano, ¡Si tan sólo le hubieran “echado ganas”!

En la vida de ventas:

- ¿Y si el prospecto no quiere?

- Tu “échale ganas” y vas a ver que si quiere.

En la vida de cierre:

- Oye jefe, ¿Y si no quiere el azul, que otra alternativa le ofrezco?

- Nada más queda el azul. “Échale ganas” y convéncelo.

En la vida de juntas:

- Para el evento de apertura de este modelo, ¿Cuántas visitas esperamos el jueves?

- ¡Muchísimas! ¡Ay que “echarle muchas ganas”!

Existen miles de ejemplos más como los que te acabo de exponer. No es el hecho que te lo digan lo que hace que funcione. ¡Más bien es el hecho que te lo creas! “Echarle ganas” es una falacia, una ilusión; es una esperanza cuyo resultado (lo que verdaderamente importa) está totalmente fuera de tu control.

“Echarle ganas”, no es una técnica, ni una metodología o un proceso. El “Échale ganas”, en el fondo, es una manera de zafarte. Es una manera fácil (y floja) de responder a preguntas o situaciones frecuentemente complicadas o que por lo mínimo requieren reflexionar un poco más antes de contestar. “Échale ganas” es el decir lo que alguien quiere oír, sin realmente decir nada. O sea es una manera amable de decirle “me vale un bledo”.

En cierta forma – si lo ves desde otro punto de vista – se puede interpretar la frase “échale ganas” como un insulto. Por que, por ejemplo, cuando solicitas un consejo a un amigo sobre un tema importante para ti y su respuesta es: “Échale ganas”, se puede interpretar como: “No me importa pensarle mucho en tu bronca, por que me vales madre.”

De ahora en adelante, enfócate en las cosas que si puedes controlar. Dedícate a mejorar con la práctica diaria, con técnicas, sistemas y procedimientos que -en adición a tu actitud positiva, talento y habilidades innatas-, te llevarán al siguiente nivel mucho más rápido que con simplemente “echarle ganas”.

Que te quede claro, tu mejoría, tanto en tu vida como en tus resultados e ingresos, depende de muchas cosas más que simplemente “Echarle ganas”.

¿No me crees? Dale una pensadita a tus últimos meses o años y reflexiona acerca de cómo te ha ido. Sospecho que frecuentemente le has “echado ganas”. Llegaste temprano, te quedaste tarde, trabajaste días de largas horas y de mucha actividad, abordaste a muchos prospectos, etc., y aun así no llegaste al resultado. Es decir, no fue por falta de “ganas”. Más bien fue por falta de conocimiento para saber cómo mejorar.

Recuerda: Tu éxito es tu responsabilidad.©

Nos vemos en la trinchera.

Graham

About these ads

10 pensamientos en ““Echarle ganas” es una falacia.

  1. Mi estimado y siempre admirable Graham muy buena tarde.
    Permite que me exprese acerca de esta reflexión y tienes razón, es completamente una falacia el hecho de decir siempre “Échale Ganas” y creo que más aun el “Échale ganitas” que es cada día más escuchado, por lo que respecta a un servidor estoy, en mi trabajo usaba muchas veces esa frase pero estoy convencido después de haber analizado a detalle tus comentarios cambiaré mi forma de expresarme ante la fuerza de ventas a quien con gusto apoyo en mi agencia. Espero poder encontrar las fórmulas para mi gran fuerza de ventas sea altamente competitiva y ya estoy trabajando en ello.

    Gracias por atender éste comentario de un servidor y admirador de las cosas bien hechas.

    Un saludo

  2. ¡Hola Jorge!
    Frecuentemente hacemos y decimos cosas sin realmente analizar las consecuencias de dichas cosas hechas y habladas.
    Por ejemplo, el vendedor que llega tarde y no se da cuenta que no es sólo el llegar tarde que es el problema, sino que es el comienzo del camino hacia un habito de la mediocridad y el conformismo en otras áreas de su vida.
    O el gerente que en tratar de animar a su gente con una frase como “échale ganas” (o “ganitas” como mencionas) cuando realmente está promoviendo esperanzas falsas en vez de dedicarse a no sólo decirle a su gente el que sino como líder enseñarles el como.
    Me dio mucho gusto tus comentarios y más tus reacciones y determinación a cambiar.
    ¡Mucho éxito!
    Graham

  3. Querido Graham

    Esta frase de hecharle ganas, pertenece a algo que en Consciencia se llama acostumbramiento, igual que los refranes, donde la gente que no se siente capaz de realizar algo, que se justifica o justifica a otros, los utiliza frecuentemente. Echarle ganas a algo, para mi es como esperar, tener la esperanza” de que algun hecho se resuelva solo, es como sentarse y esforzarse mentalmente para que mágicamente las situaciones se resuelvan por arte de magia. Cuando alguno de mis compañeros utilizan esa frase o la palabra esperanza a mi me dan ganas de sacudirlos o de hecharme a correr para no contagiarme.

  4. Gaby, no lo pudiera haberlo dicho mejor yo. Especialmente tu frase: “…donde la gente que no se siente capaz de realizar algo, que se justifica o justifica a otros…” !Gracias por tus valiosos comentarios!
    ¡Saludos!
    Graham

  5. Hola Graham
    que acostumbrados estamos a decir esta frase, la hemos escuchado desde niños creo y poco a poco va formando parte de nuestro vocabulario, en realidad nunca me habia puesto a pensar deternidamente en ella hasta la conferencia que nos diste en Mazda y creeme que desde entonces cada vez que la escucho y sobre todo cada vez que viene a mi mente el querer decirla me detengo a reflexionar y pensar realmente en una propuesta, solucion, consejo, comentario o alternativa real que oder expresar ante “x” situacion porque definitivamente me queda claro que eso de “echale ganas” no le ayuda a resolver nada a nadie. Muchas gracias por compartirlo de una manera tan entendible con nosotros.
    Que tengas un dia lleno de trabajo, salud y bendicion familiar!

  6. ¡Hola Cinthya!
    Resumiste en una manera elocuente, sensata y al punto exactamente lo que pensaba cuando me decían esa frase.
    Gracias por tus amables deseos y palabras mismas que deso para ti.
    ¡Un abrazo!
    Graham

  7. abigail
    en lo particular a mi me molesta rotundamente esa frase y mas cuando me lo dice lel hombre que amo despues de decirle que lo amo y ahora realmente me doy cuenta porque me lo dice lo que me imaginaba saludos cordiales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s